Tenemos la Mente de Cristo

«Nosotros tenemos la mente de Cristo»
1 Cor.2:16
Como creyentes necesitamos saber qué es el alma. El alma se compone de mente, la voluntad y las emociones. Debido a que está saturada por el ego puede y debe ser purificada y sometida a Dios.
Nuestra boca expresa lo que pensamos, sentimos y queremos, no necesariamente lo que Dios piensa, siente y quiere. Ahora cuando mi mente es purificada, puede ser entrenada para dar cabida a los pensamientos, deseos y sentimientos de Dios, y llegamos a ser ¡Interpretes de Dios!
Cuando la Palabra de Dios dice que tenemos la mente de Cristo, quiere decir que tenemos su mente, sus sentimientos y propósito de Su corazón en mi interior. Los tenemos en nosotros, pero el alma sin crucficar, o no sometida a Dios los bloquea e impiden que se hagan realidad en nosotros. Existe una lucha constante entre la carne y el espíritu.
En conjunto, el cuerpo y el alma, constituye lo que la Biblia llama «la carne».
Nosotros tenemos nuestros propios pensamientos, pero Dios desea usar mi mente para pensar a traves de ella. El ser humano quiere hacer lo que desea, pero finalmente sus pensamientos llegarán a ser los de Dios si se somete a la direccion y autoridad del Espíritu Santo. El hombre y la mujer viven la vida en gran parte de acuerdo a sus sentimientos, los cuales parece ser el enemigo numero uno del creyente. Los sentimientos se pueden someter a Dios pero esto implica un proceso que me exige tiempo y trabajo.
Mi carne (cuerpo y alma) y mi espiritu se expresan a traves de mi boca. Podemos utilizarla para hablar la Palabra de Dios, o puede ser un instrumento par expresar la obra del diablo.Yo no creo que ningun creyente quiera ser utilizado como interprete del diablo, pero en realidad muchos lo son.
Lee Proverbios 18:21.
Mi boca puede ser utilizada para bendecir o para destruir mi vida y la de otros.
marzo 2nd, 2018 by