No Sean Insensatos

 “Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor”. (Efesios 5.17)

Según el Apóstol Pablo deberíamos ser entendidos de cuál es la voluntad de Dios, es decir, un hijo de Dios debería saber cuál es la voluntad de Dios para su vida en todo momento. Jesús dijo: “mis ovejas escuchan mi voz y me siguen” (Juan 10:27). Fíjese que dice que le siguen y no solamente que escuchan su voz.

Lamentablemente, en mi experiencia y trato con las persona, me doy cuenta que muchos cristianos al ser enseñados por las verdades fundamentales de las escrituras, suelen responder que este asunto aun no lo entienden muy bien, cuando en realidad lo que están queriendo decir es que no aceptan dichas verdades.

La voluntad de Dios es y está en su Palabra. Cuando ella es expuesta, simplemente es fácil de entender pero difícil de aceptar. El principio del Reino que afirma la importancia del perdón es fácil de entender y difícil de aceptar y/o obedecer (Lc.6:37). Si acepto la verdad simplemente la obedezco y los resultados de mi obediencia es la bendición. Es más, si simplemente obedezco y no entiendo, aun así recibiré la bendición de Dios.

A veces tengo la impresión de que muchos cristianos viven un cristianismo romántico. Están solo interesados en emocionarse con las verdades del evangelio y corren tras de ellas. Les encanta engordar sus intelectos con dichas verdades e incluso defenderlas a capa y espada. Logran incluso cautivar a otros con su elocuencia pero sus hechos hablan más alto de lo que dicen y enseñan y aunque “tienen apariencia de espirituales, pero niegan la eficacia de esta, ya que no la viven ni la experimentan” (2Tim.3:5.)

La voluntad de Dios solo es comprobada cuando es puesta en práctica y es en la obediencia a la verdad donde está la bendición. Hasta que esto no se produzca en tu vida no entenderás nada, y cuando venga las dificultades tus cimientos se tambalearan y tu vida se vendrá abajo. (Mat.7:24)

Ponte manos a la obra y comprueba las riquezas y las bendiciones que hay detrás de cada verdad espiritual, poniéndola en práctica en tu vida. Edifica en tu vida oro, plata, piedras preciosas (que son nuestras acciones) para que cuando ésta sea probada con fuego, y que tarde o temprano lo será, permanezca firme y no caiga.(1 Cor.3:12-15)

“…transforme su vida con una nueva manera de pensar. Así podrán entender y aceptar lo que Dios quiere para ustedes y también lo que es bueno, perfecto y agradable a él” (Romanos 12:2 PDT)

 

 

 

 

marzo 14th, 2018 by