Lo que realmente te mata

“…Y así por causa de la tradición anulan ustedes la Palabra de Dios”
(Mateo 15:6 NVI)

Cáncer, enfermedades del corazón, esclerosis múltiple. Cuando pensamos en enfermedades mortales, esos son los nombres que vienen a la mente. Pero la verdad es que en la Iglesia de hoy existe una asesina suelta, la cual es más mortífera que cualquiera de esas enfermedades. Ha destruido más vidas de lo que cualquiera de nosotros se pueda imaginar. Es la tradición. Las tradiciones le roban a los creyentes la sanidad y el poder de las promesas de Dios. A continuación listo tres de las que debes cuidarte:

  1. La tradición que dice que no es siempre la voluntad de Dios sanarte. ¡La voluntad de Dios es sanarte! Lo dice en Su Palabra. Si no lo crees, no podrás orar creyendo que la recibirás en fe. Serías como el agricultor que se sienta en su pórtico y dice: “Creo en las cosechas, pero no voy a sembrar ninguna semilla este año. Simplemente creeré, y si es la voluntad de Dios, mi cosecha vendrá”. Ese agricultor nunca verá su cosecha. La fe es la semilla de la sanidad; si no la siembras, no crecerá. Una oración por sanidad que incluye las palabras: “si es tu voluntad”, no producirá cosecha alguna. Debes saber, sin lugar a dudas, que la sanidad es siempre la voluntad de Dios para ti.
  2. Otra tradición que oímos es aquella que dice que la sanidad ya pasó, que no es para este tiempo y que Dios ya no obra milagros. Pero, en la Palabra de Dios comprobamos que eso no es cierto. En Éxodo 15:26, Dios dijo: …”Yo soy el Señor, tu sanador”. Dios también nos dice que Él no cambia (Malaquías 3:6). Él nunca ha cambiado desde el comienzo de los tiempos. Para que la sanidad deje de ser, Dios tendría que dejar de existir, y eso no forma parte de Sus planes.
  3. La tercera tradición peligrosa es aquella que dice que “Dios se glorifica cuando los cristianos están enfermos”. Esa tradición viola totalmente la Palabra de Dios. La Biblia dice que la gente le dio la gloria a Dios cuando vieron a los paralíticos caminar y a los ciegos ver. Dios recibe la gloria cuando recibes tu sanidad, ¡no por tu padecimiento!

El mundo está buscando una manera de escapar de las enfermedades y las dolencias… no una manera de encontrarlas. Acabemos con esas tradiciones y libremos a un mundo herido de la asesina más peligrosa.

Lectura bíblica: Marcos 2:1-12

 

agosto 26th, 2018 by